martes, 27 de julio de 2021

Microplásticos y un webminar en Murcia

Como uno tiene querencias arraigadas en la Región de Murcia, hace unas semanas decidí apuntarme a una Jornada via web organizada allí sobre Microplásticos, tema que se pretendía abordar desde puntos de vista tan dispares como los científicos, éticos o los del Derecho. Una jornada interesante en muchos aspectos porque me hizo aprender cosas que nunca había considerado por mi falta de formación en algunos de esos campos. También me gustó el hecho de que los ponentes tuvieran su intervención limitada a unos diez minutos, bastante bien controlada por los moderadores. Y tengo que reconocer que esperaba con especial interés una ponencia titulada "Microplásticos, caballos de Troya de contaminantes ambientales con efectos tóxicos" a impartir por un profesor de Toxicología de la Universidad de Murcia.

Y es que cuando leí el programa, me llamó mucho la atención lo del caballo de Troya en lugar del término "vector" que se suele emplear en los artículos científicos para explicar el papel de los microplásticos a la hora de que los llamados Contaminantes Orgánicos Persistentes (COPs en castellano, POPs en inglés) lleguen a los peces y, siguiendo la cadena trófica, a los humanos. En alguna de mis charlas me he dado cuenta de que lo de vector no todo el mundo lo entiende. Así que ya me he apropiado de la licencia literaria del toxicólogo para futuras charlas al respecto. Pero, aparte de eso, poco saqué de la ponencia.

Como ya expliqué hace un par de años en una serie de entradas sobre Microplásticos y particularmente en ésta, los COPs son sustancias químicas como el DDT y otros de su familia, los bifenilos policlorados (PCBs), los polibromodifenil éteres (PBDEs), los hidrocarburos aromáticos policíclicos, etc. Casi todos fabricados por el hombre, hoy ya prohibidos y cuyas emisiones van disminuyendo después de su prohibición (al menos en el entorno controlado por la Agencia Medioambiental Europea).  De una u otra fuente han ido a parar al mar donde, haciendo honor al adjetivo persistente, se degradan con dificultad, aunque lo hacen. Otra propiedad es su baja (aunque no nula) solubilidad en agua en la que tienen una tendencia preferente a abandonarla para absorberse en materia orgánica (la que tiene carbono) que encuentren en el mar. Materia orgánica siempre ha habido y hay en los océanos (partículas de carbón, plancton,....) y entre ella, en tiempos recientes, podemos incluir a los plásticos y microplásticos.

A principios de este siglo, era ya evidente que los COPs y otras sustancias podían acumularse en residuos de plástico. Un artículo de 2001, firmado por investigadores japoneses, demostró que si se sometía a plástico "limpio" a un medio marino contaminado por COPs, estos se transferían al plástico con relativa rapidez. Ese artículo fue, probablemente, el desencadenante de muchos estudios a nivel de laboratorio, con peces confinados en tanques a los que se incluía en su alimentación microplásticos contaminados y que ellos ingerían al confundirlos con sus presas. En muchos de esos estudios se concluía que los plásticos y, sobre todo, los microplásticos actuaban ciertamente como vectores (caballos de Troya) en la transmisión de COPs a los organismos vivos del mar ya que durante su paso por el tracto gastrointestinal, los COPs podrían pasar desde esas partículas a la fauna marina, acumulándose progresivamente (bioacumulación) en sus músculos y, sobre todo, en la grasa. Y, a través de la cadena de alimentación o cadena trófica, llegarían hasta nosotros. Hay que señalar, sin embargo, que los microplásticos volverían en su mayor parte al mar, a través de las heces de esa fauna (algo que no todo el mundo cuenta).

Y esa es la tesis que machaconamente se nos insiste en los medios de comunicación y fue también lo que, según mi opinión, transmitió el ponente del Webminar. Sin embargo, ese planteamiento lleva sujeto a revisión unos cuantos años en la literatura científica. Por ejemplo, hay un debate bastante encendido sobre si estudiar los procesos de transferencia de COPs a peces encerrados en un tanque de laboratorio, con concentraciones poco realistas de esas sustancias tóxicas, refleja la realidad de lo que ocurre en los océanos. En el mar, los COPs están fundamentalmente disueltos en agua y un pez que viva en ese agua, ya tiene una carga previa de COPs que viene dada por la concentración de los mismos en el agua. Así que la ingestión de unas pocas partículas de plástico contaminadas con ellos (probablemente con tiempos de residencia cortos en su organismo) no va a hacer que su carga tóxica cambie much

El grupo de Albert Koelmans en la Universidad holandesa de Wageningen, un grupo relevante en este área, ya comprobó esta última hipótesis en 2013 con unos gusanos de mar previamente expuestos a agua contaminada con COPs y posteriormente alimentados con microplásticos contaminados en ese mismo medio. Otro conocido investigador del área, Rainer Lohmann, criticó duramente en 2017 los experimentos de laboratorio, llegando a hablar de manipulación de los mismos a la hora de demostrar el papel de caballo de Troya de los microplásticos. Y más recientemente (2021), el propio grupo de Koelmans, usando un nuevo método de exposición de larvas de arenques a microplásticos contaminados con un bifenilo policlorado (el PCB-153), han vuelto a corroborar que no hay una transferencia significativa de PCB-153 de los microplásticos a las larvas, demostrando también que el periodo de estancia en el tracto intestinal de las larvas es inferior a las 24 horas.

Si pasamos de ensayos con peces a ensayos con aves marinas, los pocos trabajos de campo (no de laboratorio) existentes por el momento dan la razón a los críticos con los experimentos de laboratorio. Los petreles o fulmares son aves marinas que se suelen considerar como chivatos del estado de la contaminación en el mar. El primer artículo (más bien un informe del Instituto Polar Noruego) en el que se hacía un estudio de la concentración de COPs en tejidos y grasas de los petreles data de 2014, encontrándose que, en general, la concentración de los diferentes COPs era básicamente la misma en petreles con microplásticos en su estómago que en los que tenían el estómago libre de los mismos. Un artículo posterior (2016) mucho más riguroso en cuanto al número de muestras investigadas y a las técnicas utilizadas, llega a esa misma conclusión: hay COPs en cantidades parecidas en petreles con microplásticos en sus estómagos o sin ellos.

Una de las razones que se ha ido abriendo paso para explicar el muy limitado papel de los microplásticos como vectores de COPs en la fauna marina es que, además de los compuestos tóxicos que pueden absorberse en los microplásticos, tendríamos que tener en cuenta a los que están disueltos en agua y también a los que se absorben en partículas de carbono existentes en suspensión, en coloides orgánicos, en diferentes tipos de plancton, en las bacterias, en diversos tipos de detritus, etc. En una revisión de 2016 sobre los microplásticos como vectores de COPs, se evaluó la proporción de estos que se acumulan en los microplásticos en comparación con todos los demás sitios donde están disueltos o absorbidos. En el peor de los escenarios, solo un 0,0002% de todos los COPs que están en el agua de los océanos, ya sean disueltos o absorbidos, están en los microplásticos.

El ponente tampoco estuvo muy al día cuando trató de explicarnos dónde acaban finalmente los plásticos que se vierten al mar, un interrogante que lleva años trayendo de cabeza a los investigadores que han recogido muestras de la superficie y del fondo y que han constatado que no les salían las cuentas. Según él, el fondo del mar es el destino de la mayoría (el 70%) de los plásticos. Algo que un reciente metaanálisis refutaba con rotundidad, al concluir que en los fondos marinos investigados, los plásticos significativamente predominantes son, como cabría esperar en principio, los de densidad superior a la del agua de mar, como las fibras de poliésteres, de poliamidas y acrílicas. Mientras que allí brillan por su ausencia los menos densos que el agua marina como el polietileno y el polipropileno, plásticos que copan el mercado de estos materiales.

Y entonces, ¿a dónde van estos materiales menos densos?. Aunque hay otros artículos similares al respecto, he elegido uno publicado ahora hace un año, firmado por unos investigadores australianos que recorrieron toda la costa de su vasto continente, visitando 635 lugares y llegando a la conclusión de que los márgenes costeros y las postplayas representan el sumidero más importante de desechos marinos de baja densidad, incluidos los plásticos y microplásticos a base de polietileno y polipropileno. Es decir, una parte sustancial de los plásticos que, en principio, debieran flotar en el mar, acaban volviendo a las costas por acción del viento y las olas, donde se descomponen y acaban formando microplásticos. Una hipótesis que ya apuntó en 2011 un artículo del grupo de Richard Thompson de la Universidad de Plymouth (UK), un investigador relevante en el campo pues fue quien acuñó el término microplástico en 2004.

El webminar como véis me ha servido, entre otras cosas, para poneros al día de algunos artículos relativamente recientes que están en mi cargada carpeta sobre microplásticos, un tema que me ocupa y preocupa y sobre el que creo que queda mucho que estudiar antes de que tengamos un corpus científico consistente. Por ejemplo, en los últimos dos meses, y en lo tocante al papel de los ríos en los vertidos de plásticos al mar, un reciente informe de Our World in Data nos ha hecho revisar nuestra percepción de que son los grandes ríos (sobre todo de China y el Sudeste asiático) los principales causantes de los vertidos y reconocer también el papel de los ríos pequeños. Y que, según este otro artículo de Science de primeros de este mes, lo que vierten esos ríos grandes y pequeños al mar está sobrestimado entre dos o tres órdenes de magnitud. Así que, una posible respuesta a la pregunta con la que iniciaba el párrafo anterior, además de la allí dada, es que no se han vertido al mar tantos microplásticos como los estimados hace unos pocos años.

Creo que váis a tener microplásticos para rato...Con preocupación pero sin alarmismos.

5 comentarios:

Rafael dijo...

Hola Yanko
Sólo indicar que ya estamos consumiendo muchos de estos microplásticos en la sal de mesa, ya que no se eliminan en las salinas. No hay más que coger cualquier tipo de sal de mesa y ver la cantidad de puntitos de diversos colores que aparecen. Evidentemente, no parece que sea un peligro enorme ya que pasarán el tracto digestivo sin más complicaciones, pero que estamos sufriendo el poblema ya, y no precisamente por los peces.
Otro tema es que actúen como vectores. No creo que sea una fuente importante, como bien dices, de PCB u otros contaminantes.

Yanko Iruin dijo...

Muchas gracias Rafael. Después de leer algo similar a lo de los puntitos de colores en una Red Social, yo hice la prueba con la sal de mi casa (marina, dice en el envase). Extendiendo un kilo en un plato. Y la verdad es que para mi no fue obvio ver colores. Así que Santa Lucía te conserve la vista, jejejeje.

Dejando bromas aparte, ya publiqué en 2017 una entrada sobre Microplásticos en tu sal: https://elblogdebuhogris.blogspot.com/2017/08/microplasticos-en-tu-sal.html

Allí me sorprendía que sales no marinas, provenientes de manantiales seculares como el de Añana, que conozco bien, también contenía microplásticos. Para mi es por ahora un misterio de dónde puedan venir. En cualquier caso, sigue sin preocuparme el ingerir partículas sólidas (no solo microplásticos) en mi alimentación, porque sé que se van al váter. Lo cual no quita para que esté preocupado por el problema de los microplásticos en el mar. Con mis entradas solo trato de contrapesar los tintes apocalípticos con los que estos temas se tratan en los medios y en las publicaciones de algunas ONGs.

RicardM dijo...

Hola Yanko. Mi agradecimiento por una buena y crítica revisión sobre el tema.

Como toxicólogo de fármacos, puedo decir que la mayoría de estudios toxicológicos preclínicos tienen por objeto conocer el perfil de efectos adverses de los fármacos y la dosis correspondiente, con el objetivo principal de determinar los márgenes de seguridad. Este principio también puede ser aplicable a los estudios de laboratorio en microplásticos o contaminantes embebidos en ellos. La maximización de la exposició en estudios de laboratorio nos indica el perfil toxicológico y nos puede indicar el nivel tóxico (que no es poco), pero estos experimentos no sirven como simulación de situaciones reales. Para ello ya hay los estudios de campo. En ciencia, todo estudio tiene su objetivo y su alcance, previamente definidos. Los procedimientos deben ajustarse a ellos y los resultados deben ser analizados en base a ese contexto.

En cuanto a la toxicidad de los microplásticos, se ha investigado y escrito mucho sobre ello. Los plásticos son polímeros muy estables (como sabes muy bien) así que por sí mismos no tienen una toxicidad relevante. Los que sí pueden expresar toxicidad directa son los nanoplásticos que interaccionan con las células. Se ha demostrado que la interiorización de nanoplásticos en las células ocasiona estrés oxidativo. En principio deberíamos considerar que todos los plàsticos sufrirán tarde o temprano una degradación hasta nanoplásticos, lo cual me hace pensar que la verdadera amenaza medioambiental en este sentido está todavía por venir.

Saludos cordiales.

Yanko Iruin dijo...

Gracias Ricard, no tengo nada que objetar a tu comentario. En cuanto al primer párrafo, el problema es lo mal que se transmite a la población, via los medios de comunicación, lo que tu explicas tan bien en tu comentario.

En cuanto al segundo párrafo, yo también estoy preocupado por el asunto de los nanoplásticos. Pero te aseguro que, a día de hoy, no he visto suficientes estudios relevantes al respecto como para atreverme a escribir una entrada. Pero sigo pendiente de lo que se produce.

gabriela dijo...

Partimos de los "plásticos" ... llegamos a los "microplásticos"...y hasta ahí, pareciera que si entran (a un organismo), salen...como lo más normal, pero yo creo que seguramente habrá estudios en los próximos años sobre qué sucede con los "nanoplásticos"...y ahí, me parece a mi que habrá resultados inquietantes. Te digo esto, porque un día vi un aviso sobre mascarillas de tela TNT con "nanopartículas de cobre"y me puse a pensar en qué puede suceder en los pulmones, al aspirar esas nanopartículas...

https://denda.cl/products/mascarillas-reutilizables-con-nano-particulas-de-cobre

Powered By Blogger