miércoles, 27 de agosto de 2014

Californianos. Versión 2014

La entrada que titulé Californianos, publicada el 12 de marzo de 2012 es la más leída de este Blog, si hago caso a las estadísticas que me proporciona Blogger, la herramienta con la que escribo este diario de a bordo.  A día de hoy, ha recibido más de 6500 visitas, casi el doble de la que le sigue, que tiene que ver con los "sabores" que el plástico puede dar al agua embotellada largo tiempo. Yo creo que el aval es suficiente para leerla o releerla en este link, pero, si no os place, tampoco hay que preocuparse mucho que aquí va una nueva versión del asunto y haré un resumen de la entrada mencionada para empezar.

En esa entrada, yo contaba la problemática surgida en los últimos años de la pasada década y principios de  ésta en torno al 4-metil imidazol (4-MEI), una sustancia química que aparece en muchos alimentos, particularmente en las bebidas de cola, como consecuencia del empleo de unos colorantes autorizados y conocidos como Caramel III y Caramel IV, que dan el color característico, entre otros brebajes y alimentos, a la Coca y a la Pepsi. Esos colorantes se obtienen industrialmente mediante tratamientos fisicoquímicos del azúcar, tratamientos que generan, como subproducto, el mencionado 4-MEI que, por tanto, aparece en los alimentos en cuestión.

El 4-MEI es una sustancia potencialmente cancerígena, de acuerdo con estudios realizados en ratones y, por ello, se han establecido dosis seguras de ingesta diaria que, en el caso de los cancerígenos, se denominan NSRL (No Significant Risk Level). Estos números se obtienen de la extrapolación de los datos obtenidos en esos experimentos con ratones, en los que primero se establece una dosis, llamada NOAEL (No Observed Adverse Effect Level), definida como aquella por debajo de la cual no se observan problemas de salud en los desdichados roedores, tras someterlos a una ingestión prolongada de una determinada sustancia. A partir del NOAEL y para una sustancia potencialmente cancerígena como el 4-MEI, las agencias establecen un criterio de prevención que consiste, lisa y llanamente, en dividir ese NOAEL por 100.000 y así obtener el NSRL. Con ello se curan en salud de las indeterminaciones inherentes a extrapolar desde un roedor de 200 gramos a un humano medio de 70 kilos o de experimentos en ratas, que solo se dilatan en el tiempo meses o unos pocos años, a una vida media humana de 70 años.

Conviene pues recalcar (algo que en mi opinión se debiera hacer más a menudo) que el NSRL es una dieta segura diaria de una sustancia química, para una persona de 70 kilos y que viva 70 años, cien mil veces más pequeña que aquella a la que no se detectan problemas en los experimentos con ratones. Aunque hay algunas discrepancias entre el Estado de California y la FDA americana en la forma de evaluar esa NSRL para el 4-MEI, nos vamos a quedar con un valor en torno a los 16 microgramos/día que es la  que propugnan los californianos, inferior a los 29 de la FDA. En los tiempos en los que escribí la anterior entrada (marzo 2012), las principales bebidas de cola contenían, por lata y en promedio, unos 130 microgramos de 4-MEI así que, con esos números, el Estado de California empezó a presionar a los fabricantes para que rebajaran sustancialmente esa cifra bajo la amenaza de que, en caso contrario, tendrían que poner en las latas una etiqueta como la que se ve en la foto que encabeza este post.

Desde entonces han pasado varias cosas. LA FDA americana, por ejemplo, ante la presión de grupos sociales, medios de comunicación y, todo hay que decirlo, determinados despachos de abogados que van a lo suyo, asumió el realizar un trabajo en profundidad sobre los contenidos en 4-MEI de los diversos alimentos que utilizan esa sustancia. Los resultados preliminares se han presentado el pasado 15 de agosto en San Francisco, en la reunión de otoño (así la llaman ellos) de la American Chemical Society. Hasta 400 productos distintos, que en su etiqueta reconocen emplear 4-MEI como aditivo, han sido analizados por laboratorios independientes contratados por la FDA para evaluar los contenidos en esa sustancia. Con las concentraciones encontradas, que son muy variadas (desde ppbs a ppms), cruzadas con bases de datos sobre la alimentación del americano medio, se han determinado las ingestas diarias de 4-MEI de diferentes capas de población americanas.

La conclusión de la FDA, como ya fue antes de la EFSA europea, es que no existe motivo de preocupación a los niveles de ingesta actuales de esa sustancia por parte de la población. También constata la FDA en su estudio que la mayor fuente del consumo total de 4-MEI (casi el 30%) siguen siendo las bebidas de cola, aunque pone de manifiesto que, en los dos últimos años, se han producido importante descensos (casi se ha dividido por siete) en la concentración de 4-MEI de la mayoría de esas bebidas carbonatadas. Por ejemplo y aunque alguno me llame mercenario de la marca, una lata de Coca-Cola contiene ahora 4 microgramos de 4-MEI, aunque otras marcas siguen teniendo niveles más elevados, dependientes también del país en el que se venda el producto y de la reglamentación en él existente. Esta reacción a la baja por parte de las empresas es lógica, con independencia de la mayor o menor peligrosidad de lo que se consumía antes, porque los fabricantes lo que quieren es vender sus productos sin etiquetas que induzcan al pánico de los consumidores. Luego habrá que ver si los californianos de turno no les buscan también las vueltas a los sustitutos de color empleados.

Lo curioso, para mí, de ese estudio de la FDA es que sólo se incluyan productos alimentarios (bebidas, bollería, sopas y hasta vinagre balsámico) que declaran 4-MEI añadido en su composición y no otros componentes de la dieta humana en los que el 4-MEI no aparece porque se hayan añadido unos "polvos", sino como consecuencia de procesos a los que la gente parece tener menos miedo (aclararé que en el póster de la FDA se promete hacerlo en breve). Y voy a poner un ejemplo bien documentado: el café.

El imidazol de marras aparece en el proceso de tostado de los granos de café como consecuencia de las reacciones de Maillard a alta temperatura, un proceso varias veces citado en este Blog y que proporciona una miríada de nuevas sustancias químicas cuando calentamos a alta temperatura carnes, pescados, pan, patatas y el propio café (al que llamé cóctel químico en otra entrada).

Hay varios trabajos que han estudiado la concentración de 4-MEI en granos de café tostado. Dependiendo de la procedencia del mismo, el contenido de 4-MEI tras el tostado puede ser diferente pero, por ejemplo, la revista Journal of Separation Science [J. Sep. Sci. 2006, 29, 378], publicaba en 2006 un artículo de unos investigadores checos en el que, además del contenido en 4-MEI de varias afamadas cervezas negras de la región de Brno (con contenidos de hasta 28 microgramos/botella en algún caso), analizaban también hasta diez tipos diferentes de café. El resultado es que nuestro bien conocido brebaje puede llegar a contener del orden de un microgramo de 4-MEI por gramo de café molido empleado en su elaboración. Así que, usando un ejemplo de moda, las cápsulas que ahora tanto se venden (y que contienen 5 gramos de grano molido) proporcionarían a nuestras tazas de humeante café del orden de 5 microgramos de 4-MEI por taza (un nivel similar al de una lata de Coca-Cola). De donde se deduce que con cuatro o cinco cafés (que más de uno conozco yo que se los toma TODOS los días) ya estaríamos en el nivel del NSRL o por encima. Pero no debemos olvidar el apabullante criterio de prevención de dividir por cien mil para obtener esa cifra de NSRL.

P.D. Podéis acceder al póster de la FDA presentado en el meeting de la American Chemical Society a través de este artículo (buscad el link al final del mismo, justo encima de la gráfica final).

3 comentarios:

Flatólogo dijo...

Me extraña que siendo así en las Californias, y con la de súcubos de PETA que arraigan en aquellas tierras, se esgriman datos obtenidos mediante muricidio y torturas químicas roedoras.
La verdad es que las estimaciones del tipo NSRL son difíciles de entender para la gente de a pie, pues lo que suelen pensar es que si la NSRL para un determinado compuesto es de 10 y se toman un producto que contiene 15 ya les dará cáncer.
El cerebro humano no está hecho para procesar intuitivamente ciertas estimaciones matemáticas. Si no cómo se le ocurre a alguien dejarse caer encima 1500 litros de agua desde un avión en marcha, como pasó en Empuriabrava. ¿Algún ingeniero me puede calcular el impacto real de esa masa?

Albert dijo...

Hola flátólogo, ahí va un pequeño cálculo de Fermi:
¿Cuál era la velocidad de la avioneta? Creo que se trataba de una AT-802F cuyas especificaciones adjunto: http://transportsale.com/ads/at-802f-amphibious-air-tanker/
La “stall speed” o velocidad de entrada en pérdida es la velocidad mínima a la que la avioneta es todavía manejable. De las 3 stall speed que figuran en la especificación la mínima es la de aterrizaje, que es de 111 km/h
Seamos generosos y digamos que era aún menor, de 90 km/h que son 25 m/s. Luego esa era la velocidad horizontal del agua cuando la soltó.
Según dicen soltó 1.500 litros de agua a 7 m de altura, luego la distancia vertical recorrida por el agua hasta el centro del objetivo fue de unos 6 m http://www.elcorreo.com/bizkaia/sociedad/sucesos/201408/27/herido-realizar-bucket-challenge-20140826200025.html
El movimiento del agua equivale a un “tiro horizontal” composición vectorial de un movimiento uniforme en la dirección horizontal y uno uniformemente acelerado en la dirección vertical: http://es.wikipedia.org/wiki/Movimiento_parab%C3%B3lico
La velocidad horizontal del agua en el momento del impacto hemos dicho que será unos 25 m/s, para calcular su velocidad horizontal:
vh = raíz( 2 x g x h )
vh= raíz( 2 x 9,8 x 6 ) = 10,8 m/s
La velocidad de impacto es la composición vectorial de ambas velocidades:
v = raíz ( 25^2 + 10,8^2 ) = 27,25 m/s
Para calcular la energía cinética del impacto debemos decidir qué parte de la masa de agua lanzada impactó sobre el objetivo. Vamos a considerar que TAN SOLO 1/20 parte de los 1.500 litros de agua impactaron sobre el objetivo, (75 litros) y que el resto del agua no le tocó. La energía cinética del impacto:
E = ½ m v^2
E = 0,5 x 75 x 27,25^2 = 27.848 J
No toda la energía del impacto fue absorbida por el objetivo, una parte de ella sirvió probablemente para arrastrarlo, supongamos que TAN SOLO absorbió 1/3 de esa energía, es decir 9.283 J
¿Como de grande es esa energía? Vamos a compararla con la energía de impacto de caída de un cuerpo desde cierta altura. Supongamos que alguien de 80 kg de peso cae desde una altura h, la energía del impacto es
E = m x g x h
h = E / ( m x g )
h = 9.283 / ( 80 x 9,8 ) = 11,8 m
Así pues, el impacto que recibió podemos decir que es similar a la caída desde unos 11,8 m de altura, es decir MÁS DE UN CUARTO PISO.
Saludos.

El Búho dijo...

Gracias Albert, voy a avisar a Flatologo por si anda despistado.