sábado, 21 de julio de 2018

El CO2 escasea

Lo que son las paradojas de la vida. Nos están bombardeando cada día con el asunto de que la concentración del CO2 en la atmósfera está creciendo continuamente como consecuencia, sobre todo, de la quema de combustibles fósiles y ahora resulta que, desde un poco antes del verano, hemos entrado en un período de absoluta escasez de dicho gas para muchos procesos industriales donde su concurso es absolutamente necesario, procesos que están en el origen de cosas que se han vuelto tan cotidianas como beber cerveza o comprar carne u otros productos, envasados en atmósferas modificadas ricas en ese gas para preservar su color  o prestancia a los ojos del consumidor. En otros usos un poco menos conocidos, el CO2 se usa para aturdir animales antes de su sacrificio o para llenar extintores que lo expulsarán en forma de polvo a -80 ºC.

Y la culpa de esta situación, la peor en décadas según algunas fuentes conocedoras del tema, la tiene otro gas: el amoniaco o NH3, obtenido a partir de sus componentes, hidrógeno y nitrógeno, por medio de la famosa síntesis de Haber-Bosch, de la que he dado muchos detalles en otra entrada de este Blog. Mientras el nitrógeno es accesible en tanto que componente mayoritario del aire de nuestra atmósfera, del que puede extraerse, las modernos plantas de producción de amoniaco obtienen el hidrógeno necesario para dicha síntesis de hidrocarburos como el metano (CH4), contenido en el gas natural. En el proceso de "separar" el carbono y el hidrógeno del metano, se obtiene como subproducto CO2, que esas industrias comercializan para los variados usos del gas, algunos de los cuales he mencionado arriba.

Como también puede leerse en la entrada arriba mencionada, el amoniaco se usa fundamentalmente para fabricar fertilizantes, proporcionando a través de ellos el nitrógeno que las plantas necesitan para crecer, junto con aportes sustanciales de fósforo y potasio. Pero la agricultura extensiva en el Hemisferio Norte no fertiliza durante los meses de verano, así que la venta de fertilizantes cae, la producción de amoniaco lo hace al unísono y nuestras espitas de cerveza pueden llegar a verse privadas del necesario CO2.

Y vosotros diréis, ¿pero eso pasará todos los años y habrá previsiones al respecto, no?. Pues si y no. Dicen algunos medios británicos que, al menos en ese país, la culpa la tiene el disparado consumo de cerveza que se ha producido en tierras del Brexit como consecuencia de los mundiales de fútbol y la pertinaz sequía que les asola y que ha dejado los campos de golf de Escocia (hoy he visto como está el de Carnoustie, sede del Open 2018) cual campos de trigo castellano en pleno agosto.

Alguno de mis lectores, generalmente bien informados, habrá pensado que este es un buen nicho de negocio para el asunto de la captura y almacenamiento de CO2 (CCS, Carbon Capture and Storage), un conjunto de tecnologías que se pregonan como solución para devolver la concentración de este gas en la atmósfera a los valores del periodo preindustrial, eliminando así lo que, para muchos, es el botón principal a la hora de regular el llamado cambio climático.

Ciertamente hay mucho CO2 en el aire de nuestra atmósfera, dada su vasta extensión, pero el problema es que esa concentración que preocupa tanto a los climatólogos es, desde el punto de vista cuantitativo, casi ridícula. Las famosas 400 ppm (411 para ser exactos a finales de junio de 2018) suponen, una vez transformadas en tanto por ciento, que el aire que nos rodea solo contiene un 0,04% de CO2, lo que hace inviable económicamente el obtenerlo a partir de esa vía. Algo más práctico, en principio, es dedicarse a capturar el CO2 que emiten las plantas que queman carbón o hidrocarburos para producir electricidad.

Pero incluso la viabilidad de esta segunda opción es más que discutible, aunque prefiero dejarlo para otra ocasión. Mientras tanto esperemos que la crisis no vaya a mayores y la situación se normalice. Basta con esperar a que los agricultores vuelvan a comprar fertilizantes.

Leer mas...

domingo, 15 de julio de 2018

Cocina radical

La primera semana de julio participé en un Curso de Verano de la UPV/EHU organizado por la Cátedra de Cultura Científica de la propia UPV/EHU y por Ikerbasque, un Curso sobre el que ya hice publicidad en una breve entrada. No sé lo que dirán los organizadores pero creo que todo el mundo se lo ha pasado bastante bien durante el mismo. También yo, que tuve así la oportunidad de estar en mi pueblo con buenos amigos, a los que leo casi cada día pero que no tengo muchas ocasiones para tomarme algo con ellos. Mi charla se tituló Gastronomía Molecular y voy a tratar de dar aquí unas breves pinceladas de ella para, finalmente, centrarme en una propuesta radical sobre la forma de cocinar que no soy capaz de predecir qué recorrido tendrá finalmente, pero a la que ya llevo un tiempo siguiendo la pista.

El término Gastronomía Molecular tiene su origen en una serie de reuniones celebradas a partir de 1992 en la localidad de Erice, en Sicilia, entre personas ligadas a la ciencia, algunos cocineros y gentes de otro pelaje, todas ellas interesadas en los fundamentos de los procesos subyacentes a esa forma de transformar los alimentos que llamamos cocinar, procesos que se han ido sofisticando a lo largo de los últimos decenios. Pero al mismo tiempo que esas reuniones tenían lugar en Erice, algunos cocineros que no llegaron a saber lo que se cocía en Erice hasta principios del siglo XXI, habían comenzado en las cocinas de sus restaurantes su propio proceso innovador. La figura representativa de ese colectivo y que casi todo el mundo conoce es Ferrán Adriá, del ya cerrado (en 2011) Restaurante El Bulli. Adriá, y otros cocineros, adaptaron al día a día de los restaurantes una serie de técnicas experimentales habituales en los laboratorios, como los baños termostáticos, los dispositivos de vacío, las centrífugas o los liofilizadores, introduciendo además una serie de ingredientes, hasta entonces solo manejados por la industria alimentaria, destinados a generar nuevas texturas en forma de espumas, geles o esferificaciones.

Para finales de 2006 era obvio que ambas aproximaciones a la cocina de vanguardia no estaban muy por la labor de aparecer revueltas. A casi nadie le gustaba el término Gastronomía Molecular, excepto a Hervé This, uno de los organizadores de las reuniones de Erice, que ya apareció en este blog hace tiempo y que fue el que lo acuñó. Hervé This siempre ha tenido claro lo que el controvertido término significa para él: "La ciencia que estudia los fenómenos que se dan en los componentes de los alimentos cuando se cocinan". Para This, "los chefs no hacen Gastronomía Molecular, no son científicos. Son cocineros y, tal vez, artistas. En todo caso, utilizan métodos habituales en la Física y en la Química para elaborar sus platos, hacen lo que podríamos llamar cocina molecular".

Pero a muchos de los cocineros que estaban experimentando nuevas herramientas e ingredientes no les gustaba que se justificara su creatividad como la mera interacción con unos científicos. Así que gentes que estuvieron y no estuvieron en Erice, se juntaron para declarar solemnemente, en un artículo publicado en The Guardian en diciembre de 2006, que lo que This entendía por Gastronomía Molecular no describía en absoluto su filosofía a la hora de cocinar. Y para que no quedara duda, y al hilo de esa proclama, Adriá introdujo enseguida el término Cocina tecno-emocional que, en mi opinión, pretendía erradicar por completo todo lo que el adjetivo molecular implicara en este contexto.

Pero This no es de los que se deja avasallar así como así. Y en años recientes ha manifestado por todo el mundo que lo que él entiende por Cocina Molecular (lo que ha hecho Adriá hasta que cerró El Bulli y muchos otros siguen haciendo) "se ha acabado, hay que hacer sitio a la cocina note-à-note", una denominación que, en traducción un tanto libre, podríamos bautizar como cocina molécula a molécula o componente a componente. Y si seguimos a This en lo que él entiende por tal, "En ese tipo de cocina son los compuestos, los componentes, los que mandan. Si aisláramos los que son determinantes en un plato o en un alimento, podríamos conseguir el mismo resultado mezclándolos en la proporción adecuada".

Y para entenderlo mejor, nada como un ejemplo. Desde hace años, Hervé This organiza en Paris una especie de concurso (International Contest for note-by-note cooking), en el que generalmente participan cocineros jóvenes, donde se premia a los mejores platos que se presenten concebidos y ejecutados de acuerdo con esa filosofía del note-à-note. Entre los presentados en las seis convocatorias ya transcurridas (la última es de este junio), he elegido un poco al azar un plato presentado en la edición 2014 para aclarar ideas. Se llamaba puré de patata al limón y sus ingredientes eran los siguientes: 2 gramos de ácido cítrico, 120 mililitros de una disolución muy diluida de metional en aceite, 80 gramos de maltodextrina, un poco de sal y unas gotas de un colorante alimentario amarillo. El ácido cítrico, presente ciertamente en el limón, se vende puro, como aditivo alimentario y en forma de polvo con la etiqueta E-330 y se produce industrialmente de varias formas. El metional es un compuesto químico puro, un líquido incoloro con intenso olor a patatas y ciertos toques de bacon frito.

Así que los sabores de patata y limón ya los tenemos. Ahora nos queda cómo solucionar lo de proveernos con algo que proporcione consistencia de puré a lo que nos vamos a llevar a la boca. Y eso lo consiguen los 80 gramos de maltodextrina, un producto derivado de almidones tales como el de maíz, trigo o, generalmente, tapioca, que se fragmentan adecuadamente hasta transformar sus largas cadenas de glucosa en cadenas mucho más cortas del orden de entre 5 y 20 unidades de glucosa. La maltodextrina tiene muchos usos en la industria alimentaria por su intrínseca característica de disolverse en agua pero no en grasas. Así que podemos impregnar la maltodextrina con nuestro aceite de metional y obtener un producto con consistencia y apariencia similar a la de un puré que, cuando la metemos en la boca, se deshace al disolverse la maltodextrina en la saliva, liberando el metional y su sabor a patata.

Como decía al principio, no sé yo qué recorrido tendrá esto. Me recuerda a otra propuesta radical de otro francés, el químico Marcelin Berthelot, que ya en 1894 predijo que en el año 2000 la alimentación del futuro se basaría en la química de síntesis, permitiendo crear pastillas con todos los nutrientes necesarios como para suplir a la agricultura y la cocina. No parece que Berthelot haya acertado por el momento en sus predicciones y no sé si las de Hervé This para una alimentación de 2050, basada en su note-á-note, se cumplirán. Lo más probable es que ya no tenga necesidad de comer (porque haya desaparecido) o puede que solo pueda comer cosas con texturas blanditas y sabores seleccionados para viejos y acabe sumamente agradecido al triunfo de esta propuesta radical.

Leer mas...

lunes, 18 de junio de 2018

Toxicidad y etiquetas de los perfumes

En una entrada anterior en la que contaba la historia de los productos comercializados con la etiqueta Heno de Pravia, acababa la misma con una corta reflexión sobre lo que me parece una curiosa moda: el que la gente se prepare sus propios perfumes a base de aceites esenciales de plantas, que se pueden encontrar, cada vez más, en muchos sitios de internet. El argumento para hacerlo no puede ser más quimiofóbico: las grandes marcas de perfumes usan un número importante de compuestos aromáticos de síntesis ("químicos" dicen ahora) y, por el contrario, los aceites esenciales provienen generalmente de plantas y flores naturales, muchas de ellas cultivadas por procedimientos "orgánicos". En esta entrada voy a tratar de demostrar la falacia de semejante planteamiento.

Cuando uno tiene un envase de un perfume en la mano, sea de una marca más o menos conocida o preparado en casa, lo más peligroso para la salud es bebérsela, cosa que no es tan extraño como pueda parecer a primera vista. Existe mucha información sobre la ingesta de colonia, algo bastante habitual por ejemplo en Rusia, fundamentalmente porque un agua de colonia es casi alcohol puro (el vodka "solo" tiene un 40% de alcohol), con un poco de agua y un porcentaje pequeño (alrededor de un 3%) de la fragancia base que da a esa colonia su olor característico. Pero la gente no suele beber colonia por lo general, aunque algunos si la meen, por intrincadas razones de su personalidad.

El uso común de los perfumes, colonias y demás presentaciones de una determinada fragancia implica, generalmente, aplicarlas sobre la piel. Y es bien conocido desde los setenta que una parte pequeña de la población (alrededor del 1%) es sensible a determinados componentes de los perfumes, causando en algunos casos edemas (inflamación) o eritemas (rojez). En otros casos, la aplicación de perfumes produce un fenómeno llamado sensibilización, al atravesar ciertos componentes la membrana de la piel e irse acumulando en nuestro cuerpo, generando reacciones inmunes como la dermatitis por contacto, cuyo efecto puede extenderse en el tiempo.

A lo largo de la historia de la perfumería se han identificado también, mediante experimentos con ratones, algunos casos aislados de componentes fototóxicos, es decir, que se convierten en problemáticos al incidir la luz sobre ellos (como la 3-metil cumarina), neurotóxicos (cual es el caso de un almizcle sintético conocido como AETT) o incluso disruptores endocrino (como el fenil etil alcohol, un componente importante en el aceite esencial de rosa). Tras la constatación de los posibles peligros, esos productos se han ido prohibiendo y, en el caso del último, su carácter peligroso desaparece al llegar a nuestro organismo, donde es metabolizado como ácido fenil acético, un componente natural de nuestra sangre.

Como consecuencia de toda la experiencia acumulada desde los años 70, gracias sobre todo a la IFRA (International Fragance Association, a la que hacía referencia en la entrada mencionada al principio), existe hoy en día un marco legal en continua revisión sobre los ingredientes usados en fragancias, marco legal concretado en la Directiva europea 1223/2009. En ese Reglamento, en las páginas que van desde la 154 a la 163, ambas inclusive, aparece un listado de veintiséis sustancias habituales en perfumería que, al considerarse sensibilizantes, fototóxicos o irritantes, deben declararse expresamente en la etiqueta del perfume si se encuentran en concentraciones superiores al 0,001%. Si, como suele ser habitual, algunas de esas sustancias se emplean en jabones o productos de limpieza para darles algún olor agradable, la normativa establece una concentración límite diez veces superior, al entender que, cuando uno usa esos productos, normalmente se aclara la piel con abundante cantidad de agua. Para la discusión que va a seguir es interesante mencionar que, de esas veintiséis sustancias, solo nueve son productos químicos sintetizados por el hombre, mientras que las diecinueve restantes son moléculas químicas presentes en la naturaleza.

Y la mención a esa normativa me da pie para explicaros algo que generalmente la gente no sabe sobre una etiqueta como la que ilustra esta entrada (que podéis ampliar clicando en ella). Se trata de una colonia (eau de toilette) de las muchas que pueblan el arsenal cosmético de mi Búha. Un producto de la casa Carthusia (delicioso, dice ella), que inició su andadura en 1948 sobre la base de una serie de fragancias basadas en recetas centenarias encontradas en un determinado monasterio italiano. Uno puede pensar que el listado que en ella aparece contiene TODOS los ingredientes del perfume que nos venden. Pues no. La normativa permite ocultar, bajo el término Parfum/Fragancia, la particular mezcla que haya ideado el maestro perfumista para esa marca concreta. Pero si en esa mezcla hay alguna o algunas de las veintiséis sustancias arriba mencionadas en concentraciones superiores al 0,001%, entonces deben declararse en la etiqueta. Podéis contar las que aparecen en el ejemplo de arriba y veréis que, con independencia de que Carthusia haya empleado para esa fragancia sustancias naturales o de síntesis, contiene veintidós de las veintiséis sustancias contenidas en el Reglamento arriba mencionado.

¿Cuántas y en qué concentración puede haber de esas veintiséis sustancias en un perfume preparado por una persona cualquiera a base de aceites esenciales?. Pues nadie lo sabe. Pero lo que si puedo deciros es que muchas de esas sustancias pueden estar en concentraciones muy importantes en determinados aceites esenciales. Por ejemplo, el citral es una sustancia habitual en los cítricos. Se trata de una mezcla de dos sustancias casi idénticas, que los químicos llamamos isómeros: el geranial y el neral. Y así, el petitgrain, un aceite esencial que se extrae de tallos y hojas de algunas naranjas amargas y que, incluso, ha dado el nombre a fragancias de marcas conocidas, contiene un 36% de citral puro. Y el eugenol, otro del grupo de las veintiséis sustancias que venimos mencionando y muy habitual en las etiquetas de muchos perfumes, constituye el 78% del aceite esencial de clavo, botones (flores que aún no se han abierto) secos del árbol del clavo o clavero (Syzygium aromaticum). ¿Lo saben nuestros aventurados perfumistas de andar por casa?. Lo dudo. En cualquier caso, no quiero asustarles. A fin de cuentas, luego van a diluir la fragancia que hayan preparado a base de mezclas aceites esenciales con abundante alcohol y agua y, si no pertenecen a ese 1% de personas alérgicas a algunos de los componentes "naturales" de sus aceites esenciales, no les va a pasar nada. Pero, si me creen, estaría bien que aplicaran el cuento por igual a los componentes sintéticos que también suelen emplear los maestros perfumistas de las grandes casas (Dior, Chanel) en sus atractivos "coupages".

Y espero que no caigamos en recomendaciones como la del CCOHS (Canadian Centre for Occupational Health and Safety o Centro Canadiente para la Salud y Seguridad Ocupacional) un organismo gubernamental de Canadá que ya anda propugnando "espacios libres de aromas" derivados del uso de perfumes, aftershaves o desodorantes, apelando a las molestias que pueden causar a personas sensibles a determinados componentes de esos productos. En el caso de que cayéramos en tamaña sinrazón (algo que no descarto, visto el panorama), reivindicaré la obligatoriedad de ir al trabajo duchado, que el derivado del ácido hexanoico que da lugar al olor del sudor reconcentrado y que ha sido una constante en los espacios en los que he dado clase durante años, también tiene características irritantes para la piel y para el olfato de determinadas personas sensibles (como yo).

Leer mas...

miércoles, 30 de mayo de 2018

Arreglando la anterior entrada

Por una serie de cuestiones que sería largo de explicar, la entidad editora de este Blog ha publicado esta noche una versión incompleta de la entrada que yo quise publicar ayer como Dios manda. Eso ha hecho que los lectores que reciben alertas por email de la publicación de nuevas entradas se hayan mosqueado, pero también quienes hayan leído la entrada en internet desde ayer sobre las 23,00 hasta este momento (14,00 horas del miércoles).

Mis más sinceras disculpas. Esto no ha pasado nunca en mis quinientos y pico posts anteriores. Para leer la entrada de ayer completa, no tenéis más que pinchar aquí.

Leer mas...

martes, 29 de mayo de 2018

Una entrada con acertijo

En las últimas semanas he dado un par de charlas relacionadas con la homeopatía: la primera estuvo centrada en la memoria del agua y la segunda, algo más larga, revisó conceptos básicos de la misma y puso al día a mi audiencia sobre la llamada "regulación" de los productos homeopáticos por parte del Ministerio de Sanidad. Como consecuencia de ello, he cacharreando mucho en la web CIMA de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), a la búsqueda de preparados que  estuvieran (a mi entender) en la frontera de lo que puede considerarse un verdadero fármaco. He encontrado varios, pero el que hoy os propongo se ha ganado el mérito de estar aquí porque salió en una conversación con dos amigos, médicos ambos, que siempre han estado interesados en él y a los que prometí escribir algo al respecto.

Y la verdad es que el producto tiene su aquél, si uno revisa la composición de lo que constituye sus ingredientes activos e incluso los no activos o excipientes. Así que voy a hacer una ligera introducción a los mismos, procurando inducir en mis lectores una cierta reacción quimiofóbica a los mismos, para acabar la entrada con el acertijo de cuál es el nombre por el que  todo o casi todo el mundo conoce al medicamento es cuestión.

El primer componente activo de nuestro producto es uno del que hablábamos en la reciente entrada sobre las bolas de billar y el celuloide. Recordaréis que este último resultó del intento de hacer que las primeras bolas, fabricadas con nitrato de celulosa, no explotaran al golpearlas. Lo que solventó su inventor, Hyatt, cubriendo la superficie de las mismas con una mezcla del propio nitrato de celulosa con alcanfor, que hacía que esa superficie fuera algo más blandita. Pues bien, un gramo de nuestro producto farmacéutico incógnita (incluidos los excipientes) contiene 50 miligramos de alcanfor. Se pueden contar muchas cosas sobre el alcanfor, pero baste con decir que la FDA americana prohibe cualquier preparado cuya composición en alcanfor supere el 11% y las concentraciones inferiores a ese porcentaje solo pueden usarse en humanos si se aplican sobre la piel.

En parecida concentración (50 miligramos por gramos de productos) está el aguarrás, esencia de trementina o turpentine en inglés, un líquido que se obtiene por destilación por arrastre de vapor de agua de la resina oleosa (también llamada miera) que se extrae de diversas especies de coníferas. Aunque todavía se sigue manteniendo en algunas regiones del mundo un procedimiento artesanal de obtención de la resina sobre la base de ir pelando los pinos en bandas practicadas en su tronco y recogiendo la resina que mana de ellas, lo cierto es que una gran parte de la producción de aguarrás se origina a partir de los desechos de la industria papelera que usa mucho pino en su proceso de producción.

Si uno se dedica a buscar los peligros inherentes al uso del aguarrás o trementina, la literatura contiene prevenciones diversas ligadas a su inhalación, ingestión o contacto con la piel. Inhalarlo puede generar cefaleas y problemas con la visión, bebiéndolo uno puede literalmente morirse y aplicándolo a la piel se han descrito diferentes alergias. Pero la cosa no debe ser tan grave. Generaciones de pintores de brocha gorda, y no tan gorda, se han quitado la pintura de las manos, brazos o cara con aguarrás. Se ha usado durante mucho tiempo en el tratamiento de piojos. Hace años se administraba aguarrás diluido oralmente para el tratamiento de parásitos intestinales (no sé quien moría antes, si el parásito o el enfermo) pero su principal empleo ha sido disolvente de pinturas de todo tipo, empleo que está cayendo en desuso merced a las llamadas pinturas al agua o el empleo de otros disolventes más convencionales.

Los siguientes ingredientes activos, en cantidades algo inferiores, son aceites esenciales de mentol (27,5 mg/g) y eucalipto (15 mg/g), muy populares y de diversos usos en farmacia, pero solo por dar un ejemplo, el primero puede resultar letal si se ingieren cantidades del orden de 2 gramos. Y para terminar, el ingrediente principal aunque usado como excipiente y que supone casi el 90% del producto final, es la vaselina blanca, también conocida como petrolatum en terminología inglesa. Y lo digo porque es indicativo de dónde se extrae. Se trata de una mezcla de hidrocarburos saturados, todos ellos con más de 25 átomos de carbono, que tiene la particularidad de ponerse blandita a temperaturas parecidas a las del cuerpo humano, lo que viene muy bien para su empleo como excipiente en preparados que se tengan que aplicar sobre el mismo. Para estos usos se emplea esta versión refinada de la vaselina, que reduce al mínimo la existencia de hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAPs) sobre los que ya hemos hablado en este Blog, por el carácter cancerígeno de algunos de los miembros de la familia.

Con estos antecedentes, uno pudiera pensar que no es un preparado cuya inclusión en la web CIMA antes mencionada parezca probable. Pues craso error. Ahí aparece con su flamante código nacional 846287.2 (algo de lo que no puede presumir ninguno de los preparados homeopáticos que se venden en España, como bien sabéis).

¿De qué producto farmacéutico se trata?. Pues no tenéis más que picar en este enlace para resolver el acertijo. Y si queréis una información completa de la Hoja técnica que aparece en la web CIMA de la AEMPS no tenéis mas que picar en este otro. Haciéndolo os daréis cuenta de que el primer registro de nuestro producto incógnita en la AEMPS se produjo en 1951. Si os soy sincero, no se si ahora lo conseguiría. Pero lo mismo pienso de la aspirina.

Leer mas...