martes, 12 de abril de 2011

¡Vaya tropa!

Que diría ese gallego que aspira a gobernarnos y al que se le escapa el aire entre premolar y molar, lo que debiera mirar algún ortodoncista de cara a las próximas elecciones, no vaya a ser que se le chafe el triunfo que parece acariciar por una mala impostación de voz, la bicha de mi nonagenario padre. Un superdotado del bel canto, al que mandó a paseo por una señora que se parecía a María Callas y que ahora vela por sus achaques de edad (mi madre). El caso es que otra vez estamos en primavera, temporada en la que mi astenia se activa y empieza a dolerme el cuerpo y el alma. Para más inri, el trabajo se me acumula, y hasta los que debieran ser los más próximos a mis opiniones me abandonan.

La semana pasada anduve por el Gran Bilbao en labores de agitación y propaganda, frase con el copyright de mi amigo PME. El año internacional de la Química me ha transformado de conferenciante en charlatán y tengo la agenda un poco atosigada con tanto evento. El caso es que tras esa aparición por el Bocho, un comunicante anónimo, pero que parece evidente que estuvo en mi charla y que debe ser de mi cuerda (químico), me acusa en un email de demagogo y de olvidarme de problemáticas medioambientales importantes derivadas de la Química. A más a más, algunos de mis colegas de la generación del 74 en Zaragoza, en un foro que nos mantiene libres del Alzheimer, parecen abonar la misma idea. Sobre la base de las derivadas que se deducen del desastre nuclear japonés, han aireado reportajes periodísticos en los que parece demostrarse que John Wayne, y otros participantes en el rodaje de la película El Conquistador de Mongolia, murieron prematuramente de cáncer por haber rodado la película en el desierto de Utah, donde se habían llevado a cabo diversas pruebas nucleares.

No tengo yo una visión tan pesimista. Con el tenor nonagenario de arriba, he vivido los mejores años de mi vida cerca de una planta de PVC que abría sus reactores discontinuos tras cada proceso, para sacar el polímero y prepararlos para el siguiente. Varios coetáneos de mi padre, trabajadores de esa empresa y que limpiaban esos reactores antes de la siguiente tanda a cuerpo gentil, murieron prematuramente de sarcoma de Karposy provocado por el monómero, un gas que, evidentemente, se dispersaba por los alrededores. Mis coetáneos y yo hemos jugado cerca, y hasta nos hemos bañado en un río, aguas abajo de una papelera y de una empresa de curtidos que curtía al cromo. Los vertidos de una y otra no estaban que digamos muy controlados. Muchos de mis amigos de juventud y sus padres fumaban cual carreteros. Y no veo yo consecuencias espectaculares, excepto en el caso del sarcoma, que desapareció paulatinamente en cuanto la empresa abandonó el proceso discontinuo por uno continuo absolutamente estanco. Por ahora, lo que veo en mi pueblo son muchos más viejos que antes, y mucha sudamericana ganándose el pan con su infinita paciencia y el sudor del empuje de silla.

Pero es que hoy me han dado la puntilla en otro flanco delicado de mis convicciones. Frito-Lay es una compañía subsidiaria de Pepsico, de la que hablaba en la anterior entrada. Pepsico se quedó con Matutano hace una pila de años, y ahora nos vende en el suelo patrio un montón de snacks de los que me pierden. Casi todos tienen mucho sodio, malo para mi salud, pero el sodio no le importa a Frito-Lay porque sabe que es adictivo. Por el contrario, a su marketing le viene mejor propagar que todo lo que emplea en esos snacks es 100% natural (incluida la sal y su sodio). Y lo que ya ha hecho que este Búho pronuncie frases a lo Rajoy y otros improperios subidos de tono, es la noticia de que va a eliminar de sus productos el ácido ascórbico, un estabilizante del color de sus ganchitos y similares. Y que lo va a reemplazar por extracto de romero.

¿Y por qué?. Porque el ascórbico es un aditivo alimentario que suena a sintético. Aunque sea la misma molécula que otros llaman Vitamina C, y que se encuentra en el zumo de naranja y otros muchos vegetales. Pero como en su día (años 30) se aisló, identificó y se sintetizó por los químicos de Roche para dar lugar al Redoxon, ya no es natural.

Pues ya veremos en qué acaba esto. Yo soy pro-romero. En casa de mis suegros siempre ha habido arbustos de romero. Me encantaba y me encanta cortar una punta reciente de un tallo y llevarla entre los dientes, mascándola. Tengo romero en mi cocina para emplearlo en guisotes. Pero el romero, aunque "natural", en ciertas dosis tambien es peligroso. Su aceite esencial, que supongo que es lo que usarán, es potencialmente tóxico, si se ingiere en cantidades moderadas. Cantidades importantes de hojas masticadas dicen que causan reacciones severas, como coma, espasmos, vómitos y edemas pulmonares (no ha sido nunca mi caso). Se recomienda, además, que las embarazadas y las lactantes procuren evitar la ingestión de cantidades importantes de romero.

Yo voy a seguir mascando brotes tiernos de romero cuando tenga la oportunidad. Y vitamina C en diversas preparaciones (soy devoto de Pauling, el defensor a ultranza de la vitamina C). Pero, desde hoy, ningún snack del contubernio Pepsico/Frito-Lay. ¡Que les den!.


15 comentarios:

Orges dijo...

¡¡Qué cosas dices, Yanko! ¿Cómo va a ser tóxico algo que es "natural"? No hombre, no. Será tóxico porque en algún momento de su procesado, es "desnaturalizado" por la industria química

Deberías haber aprendido de los peligros de la química y la física con el desastre de Japón (en el que, por cierto, hasta la fecha, en el concurso de riesgos "vivir al lado del mar" vs "vivir cerca de una central nuclear", gana el primero por más de 20000 a unas pocas decenas)

Yo creo que si te gustan las lays, a pesar de la publicidad estúpida, deberías tomarlas, porque para qué vamos a amargarnos a vida de esa manera. A mi me sienta como un tiro cuando en la publicdad de algunos jamones Ibéricos se destaca su carácter "natural", pero ni se me ocurre dejar de tomarlo.


Saludos

FFR dijo...

Dos cosas amigo Yanko:

Si quieres picar entre horas pásate a los frutos secos y, si quieres comer de bolsa, aquí en Donosti, tenemos unas patatas fritas "kojonuditzen": Sarriegi o San Jerónimo (todo esto sin cobrar por decirlo)
Respecto al romero, y ya que te también te gusta eso que se saca de la uva y que luego se bebe, prueba a echar una ramita de romero antes de beberlo. Se lo he visto hacer a mucha gente. Como los químicos sois empíricos por naturaleza, me lo criticas después del ensayo... Un abrazo,FFR

J.Carlos Rguez Cabello dijo...

Hay cierto "bucolismo" remanente en la dicotomia natural/artificial y su identificación con la pareja bueno/malo. Posiblemente la sustancia más tóxica que existe es un producto totalmente natural, la toxína botulinica. Un solo gramo de esa sustancia sería suficiente para matar a cientos de miles de personas (o a un millón de coballas, para los cuales la dosis letal está mejor determinada).
Curiosamente, además, es una toxina ampliamente utilizada para fines estéticos, el famoso "botox", y su uso bastante indiscriminado y algo descontrolado no parece despertar tantos recelos; no tantos al menos, como el saludable ascorbico de los ganchitos.
En fin, vivimos en una sociedad extraña donde la corriente principal de la informción, la "verdad", no está basada en su fiabilidad, objetividad o credibilidad, sino que es sólo el resultado de la suma vectorial de los esfuerzos aplicados por los diversos grupos de opinión que tienen interés en el tema concreto.

Dora dijo...

¿Lo conoce?
http://www.ateneullacunenc.net/files/la_dieta_delfin.pdf

El Búho dijo...

Pues no. Y no pienso leerlo despues de ver en la primera página que uno de los reclamos para leerlo es ¿por qué ha fracasado la medicina contemporánea?. ¿De verdad cree que la medicina que los españoles tenemos gratis ha fracasado?. Pues allá Ud. Yo, desde luego, voy al médico antes que a herbolarios, homeópatas, curanderos y demás colectivos. Pero cada uno es libre de hacer con su salud lo que quiera.

Anónimo dijo...

Yo también voy antes al médico, pero el hecho de que le pregunte su opinión sobre ese libro no implica que crea que la medicina que los españoles tenemos sea gratis ni que haya fracasado. Y estoy contenta de tener la seguridad social que tenemos. Simplemente me gusta conocer su punto de vista.
Dora

gabriela dijo...

Natural o no natural, lo que lo hace tóxico es la dosis, y eso ya está más que visto, con cualquier producto, pero si como aderezo le echas unas ramitas de romero a un buen asado de cerdo....mmmm...claro que luego te darás un atracón...junto al delicioso jugo de uva....ñam ñam...
¡¡Buen provecho, Búho!!
A propósito, ¿qué diferencia hay en cocinar con sal común o sal de mar?

El Búho dijo...

Gabriela,

Para conceptos sobre la sal, recuerda esta vieja entrada de hace casi cinco años:

http://elblogdebuhogris.blogspot.com/2006/05/la-mar-salada-y-otras-sales.html

Flatólogo dijo...

¡Dios de mi vida!
Lo de la "Dieta Delfín" es para mandar a prisión al imbécil que se la ha inventado. Es un puto peligro!!!!!
El cretino iluminado que la parió dice que hay que vivir como los delfines y beber "medio litro de agua de mar al día". Con dos cojones, ni más ni menos que 15g de cloruro de sodio al coleto cada día, más los que se ingieran con otros alimentos. ¿Se puede estar tan desquiciado?
Los argumentos que vende tal criminal están tan fuera de órbita que son de reír. ¿Habrá gente que se deje embaucar por esto? Una dieta de un cretino hecha para cretinos. Qué cabreo tengo, hostia.

El Búho dijo...

Flato, modere su lenguaje o le saco tarjeta roja!.
Yo también he dedicado un poco de mi tiempo de ayer jueves a la tarde para leerme el extenso pdf que nos pasó Dora, despues de reconsiderar que fui un poco intransigente con ella.

No suelo entrar en temas médicos, excepto en lo tocante a la Química anexa. Y en ese documento hay varias afirmaciones que un químico físico como yo no puede dejar pasar. Valoraré solo un par.

Una la de que la sal del mar es biocloro y biosodio. Intuyo que como se sabe de la maldad del sodio, recalcada por flatólogo (médico "convencional", qué le vamos a hacer), se opta por esta variante bio, falacia donde las haya. El agua de mar es una disolución acuosa de cloruro sódico con sus iones cloruro y sus iones sodio, sin "adjetivo" alguno que los adorne.

Y el otro argumento tiene que ver con el equilibrio osmótico a través de la piel para justificar el que no importe meterse el agua de mar directamente al coleto, porque es casi igual que cuando nadamos en el mar. Nada más lejos de la realidad. El equilibrio osmótico a través de la piel es justo al revés. Agua de nuestro organismo pasa al agua de mar, que para eso es más concentrada...

flatólogo dijo...

Discúlpeme lo encendido de mi comentario, profesor. Entre los recortes de sanidad de Artur Mas y después lo de la dieta delfín ayer tuve el día fino. Hay charlatanes curanderos que pueden vender cosas que no hacen ningún efecto (léase homeopatía), pero cuando el charlatán quiere vender algo directamente dañino y además argumentado ideas descabelladas, eso debe considerarse delito.
Igual que los iluminados del par biomagnético que dicen curar el cáncer, siempre que el enfermo no haya recibido quimio o radioterapia previa. ¿No es para que actúen las autoridades?

El Búho dijo...

Puezz zi.....

gabriela dijo...

He botado varios correo-basura que me han llegado con esto de tomar agua de mar, que es buena para todo, etc...De ahí mi pregunta Búho, porque siempre en las películas muestran a náufragos que se volvieron locos por tomar agua de mar, lo que me hizo pensar que la concentración es la fatal...

idoia dijo...

Hola Yanko. No me voy a meter en el debate natural/artificial. De hecho, solo quería desearte un feliz año de la Química y agradecerte el esfuerzo que haces para que el mayor numero de nosotros podamos disfrutar de alguna de tus charlas (que dicho sea de paso, no tienen nada de charlatanería)y de tu compañia. De tu tono se desprende un cansancio acusado que aún y todo, no impide sentir la pasión con la que te enfrentas a un tema u otro para dar una opinión sincera y madurada. Así, aquí una quimica, solo quiere darte ánimos, muchos. Hasta pronto

El Búho dijo...

¡Cómo se ve que me conoces!. Más que cansado estoy hasta los huesos(por decirlo finamente) de la pelea diaria. Pero uno es de Hernani, buena jaula pero malos pájaros suele decir mi padre en euskera, y mala hierba nunca muere..