miércoles, 19 de agosto de 2009

Cosas atómicas

Los que me conocen un poco saben que huyo de los tribuletes como de la peste porcina. En parte por mi repelús a salir en los medios y, en parte, porque mis contadas experiencias con ellos han resultado poco gratificantes. Como ejemplo significativo, valga el que me viene a la mente ahora que se cumplen 18 años, en una semana como ésta, de la muerte del Prof. Gonzalo M. Guzmán, mi Director de Tesis. La semana siguiente a su muerte empezaba un Curso de Verano del que él era el Director. Tras conocer la noticia, la Dirección de los Cursos, y también sus colaboradores más próximos, entendimos que no podíamos suspender el Curso y mi colega Antxon Santamaría y yo mismo nos repartimos la coordinación del mismo, entre cuyas sevicias estaba el tener que conceder entrevistas a los medios.

Uno de los días del evento apareció un joven airado de El Mundo. Para empezar me preguntó que qué era eso de los polímeros. Con mi más exquisita vena divulgadora, traté de explicarle las diferencias entre una molécula convencional como el agua, con su oxigenillo y sus dos hidrógenos, y una macromolécula o polímero como la del polietileno de las denostadas bolsas de supermercado, haciéndole ver que en un caso sólo se implicaban tres átomos y en el otro miles. Al día siguiente, el pretítulo de la entrevista decía: Juan J. Iruin, especialista en átomos. En el fondo me está bien empleado por tratar de explicar las cosas hasta niveles casi ridículos de simplicidad. Ya lo advirtió Einstein en su día: "Everything should be made as simple as possible, but not simpler".

El caso es que estos días he andado otra vez de divulgador "atómico" con unos amigos que me han estado preguntando cosas sobre las implicaciones de la nanotecnología en la vida diaria, al hilo de su interés por el Congreso Atom by Atom que estamos organizando y para el que ya contamos con más de 400 inscripciones. Yo he tratado de explicarles, a mi mejor saber y entender, ejemplos de aplicaciones de nanopartículas en medicina, cosmética, en los materiales compuestos de matriz polimérica, etc.

Según parece, despues de mis explicaciones, han andado buceando en internet para completar mis sabias y doctas apreciaciones. Y como resultado de su navegación, van los muy cachondos y me mandan este vídeo. A pesar de que el link está al final de la entrada y de que a mucha gente no le gusta entrar en los sitios que propongo, éste proviene de YouTube, es cortito y no os lo podeis perder. ¡Es lo mejor de la entrada!.

Despues de verlo, me queda la duda de si mis amigos identifican mi capacidad divulgadora con la del protagonista del vídeo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenas:

Otro ejemplo más de los nanomateriales aplicado a la tan de moda gripe A (que creo que ya he pasado).

"Investigadores del CSIC y del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA), han comprobado, en modelos animales, que la utilización de un nanomaterial del grupo de los bionanocomposites, preparado con componentes empleados habitualmente en alimentación y biomedicina, podría contribuir a mejorar la eficacia y abaratar los costes de producción de las vacunas contra el virus de la gripe en sus diferentes variantes, incluido el H1N1, así como de otros agentes infecciosos. Las conclusiones del estudio aparecen en Advanced Materials."

http://www.csic.es/noticia.do?objectid=0902bf8a80128d2d

Parece que los amigos de TOLSA estarán contentos.

Saludos;

Urko

Anónimo dijo...

Seguro que no, aunque entre los periodistas, como en otros campos, hay gente "pa to".
En ese vídeo se han debido de inspirar algunos políticos cuando tratan de explicar lo injustificable.

Philip dijo...

Después de ver éste video me viene a la cabeza la explicación de aquel ministro lumbrera (Sancho Rof) hablando del "bichito" que producía el aceite de colza,que era tan pequeño,tan pequeño que si se caía al suelo se mataba...