miércoles, 10 de junio de 2009

Ventanas inteligentes

Desde que las huestes de Santi Badiola en Onn Outside me invitaron a aquella encerrona en las Bardenas Reales, a la que dediqué una entrada a finales de febrero, miro con más detenimiento cualquier noticia que tenga que ver con todo tipo de innovación que afecte al mobiliario urbano o a nuestra propia casa. Así que, ahora que ando leyendo un nuevo libro de John Emsley, uno de sus capítulos sobre el vídrio me ha inducido a buscar algo más de información sobre un tema que no es nuevo para mi (de hecho lo explico en algunas de mis clases de introducción a los polímeros). Se trata de los vidrios o ventanas inteligentes.

Mi bautizo en el tema se produjo, hace muchos años, de la mano de mi colega Toribio Fernández Otero (ahora en la Politécnica de Cartagena), cuando su Grupo empezó a explorar las potencialidades de los polímeros conductores. Algo de ello ya me sirvió de introducción a una entrada del antiguo Blog del Búho, dedicada a las narices electrónicas. Pero lo que entonces eran sólo aplicaciones desarrolladas en laboratorios como los de mi dilecto colega, ahora son realidades que se encuentran en el mercado y que uno puede usar de muy diversas maneras.

De los productos basados en estas tecnologías que parecen haber encontrado un rápido acomodo en muy diversos ámbitos, están los vídrios que pueden ser transparentes u opacos con sólo darle a un botón. El llamado vidrio inteligente (smart o intelligent glass) es, en realidad, una estructura multicapa (un sandwich con muchas cosas dentro) un poco compleja. Lo situado más externamente son dos láminas de vidrio transparente, a las que en la cara que va a quedar dentro de la estructura le aplicamos un filme de un copolímero de etileno y acetato de vinilo (EVA). Entre estos filmes que tapizan el interior de uno y otro vidrio colocamos el "truco". Se trata, a su vez, de otra estructura multicapa en la que dos láminas de polietilen tereftalato, PET (el plástico de las botellas de Coca-Cola), encierran dos finas láminas de una mezcla de óxidos de indio y estaño (ITO) que, a su vez, encierran una nueva lámina constituida por una mezcla de otros dos polímeros. Uno de ellos actúa como medio continuo en el que se han dispersado partículas del otro, un polímero cristal líquido o PLC. (véase corrección en uno de los comentarios).

El efecto es sorprendente. Con el simple click de un mando o con el hecho de cerrar o abrir una puerta, el cristal puede ser completamente transparente u opaco. Se acabaron las cortinas, cortinillas o persianas de todo tipo para proteger nuestra intimidad. Imaginemos una de esas Empresas o Centros en los que los despachos se cierran con vídrios. Con solo un toque, podemos conseguir que ese despacho quede opaco a las miradas externas. Las posibilidades son infinitas en oficinas, en tiendas o en casas particulares, planificando ambientes distintos. El cambio de transparencia está basado en la aplicación o no de una pequeña corriente eléctrica al vídrio en cuestión. Si no hay corriente, el polímero cristal líquido está desordenado y la pantalla está opaca. Si hay corriente, el polímero se ordena en ciertas direcciones y el vídrio se pone transparente. Para mas inri, en la posición que da lugar a la opacidad, el vídrio puede utilizarse como una pantalla de proyección en la que se vea un PowerPoint de un airado ejecutivo, unos diseños decorativos o una propaganda comercial o institucional.

Con estas innovaciones, el vídrio, un material que ha sido empleado en ventanas desde tiempos de los romanos (potentados), está encontrando nuevos nichos de negocio. A lo arriba apuntado, se suman vídrios capaces de reflejar la radiación infrarroja cuando una habitación está por encima de una cierta temperatura, o absorberla si está por debajo, realizando así un mantenimiento inteligente de la temperatura interior. Todo ello gracias a una fina capa de dióxido de vanadio. O vídrios que se autolimpian gracias a un delicado film de dióxido de titanio que, con la luz, genera radicales libres que se cargan todo lo que incordie en la superficie.

Pero sobre el titanio hay que hablar otro día que da mucho juego....

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias Buho de nuevo por tu afán en divulgar y entretener. Somos muchos tus fans. Una pequeña precisión desde la capital del cierzo. La capa del truco suele ser lo que se denomina de cristales líquidos dispersos en polímeros (PDLCs) en la que, en efecto, el medio continuo es un polímero y hay gotitas dispersas de cristales líquidos convencionales, no poliméricos, que tienen una velocidad de respuesta superior. Hay muchos ejemplos por ahí, pero para los que viajan en AVE, pueden visitar la cabina del maquinista (se seguirá llamando así?) y que observen como protege la intimidad de sus dominios con este tipo de vidrios.

El Búho dijo...

Viniendo de la capital del cierzo, aunque el comentario sea anónimo, la precisión va a misa. No en vano, los que más saben de cristales líquidos andan por allí.

luis dijo...

Perdon Buho por el anonimato, pero para el resto de opciones no sé que debo hacer (voy a probar). El comentario ha sido de Luis, el que se suscribe, que te sigue siempre fiel a la orillita del Ebro.

El Búho dijo...

El Búho, que se fija mucho como su nombre indica, no tenía duda alguna. Así que aprovecho para decir que el que no quiera aparecer como anónimo, aparte de reproducir las letras que aparecen en la ventana oportuna (es un código para evitar spams, debe elegir la opción Nombre/URL, poner el nombre que quiera (Luis) en la ventana correspondiente y darle a publicar comentario.

ifor dijo...

Gracias Buho por tu divulgación, ya había oído hablar de los cristales líquidos, pero no de estas aplicaciones; estaba pensando cambiar los cristales de casa, pero éstos darían mucho más juego, aunque supongo que también el precio. Habrá que seguir atenta a estas novedades.

El Búho dijo...

Yo también he pensado en algún cambio en mi casa con estos dispositivos. En mi caso en el interior, para separar ambientes. No tengo ni idea de precios pero si he encontrado una empresa española que comercializa estas cosas. Como no quiero hacer propaganda generalizada de la misma, si me mandas un correo a jj.iruin@gmail.com para que tenga tu dirección, te paso una web de la misma

Dreamglass dijo...

Hola buenos dias, nosotros fabricamos ese tipo de vidrios, si alguien quiere mas informacion que me escriba un correo a francisco@dreamglass.es Un saludo

El Búho dijo...

Gracias. De hecho, yo visité su página web para documentar parte de lo que escribí.

Anibal Rodriguez dijo...

Gracias Buho por toda esa gama de informaciones de gran importancia para todos. Siento un gran interés por esa novedosa ventana mágica, me gustaria conseguir mas detalle e incluso datos de dónde podria adquirir algo semejante. Agrederé cualquier información alrespecto.
Mi nombre es Anibal Rodriguez

El Búho dijo...

Gracias a tu comentario, Anibal, me he dado cuenta de que el link que coloqué hace un par de años a una empresa que vendía estos vidrios inteligentes, ha retirado su web de la circulación (suele pasar, cuando hay pasta por medio). He cambiado la redirección a otra empresa que vende el mismo tipo de productos y que me ha parecido suficientemente seria.

Gracias otra vez.

Ana | alcoholicos anonimos dijo...

Ventanas inteligentes..¿porque no? o ¿por que si? opino lo mismo que sobre los netbooks o notebooks.

Saludos.

lucia dijo...

Hola os dejo un articulo que habla sobre estos vidrios en las versiones comerciales actuales, me parece interesante contar con estas opciones para las nuevas obras de la casa.
http://www.comercialfelman.com/blog/vidrios-inteligentes/

laminas decorativas dijo...

Muy interesante el tema de las ventanas inteligentes. Una buena manera de proteger la intimidad sin usar las tan molestas cortinas.