viernes, 29 de mayo de 2020

El denostado cloro

En 1906, en la reunión anual de la American Water Woks Association (AWWA), una asociación sin ánimo de lucro, creada en 1881 "para mejorar la calidad y la distribución de agua", uno de sus miembros más destacados, el ingeniero y botánico George Whipple, se manifestó en torno a la polémica desatada en Estados Unidos por los primeros intentos de emplear compuestos químicos para eliminar del agua de grifos y fuentes una serie de microorganismos. Que entonces ya se sabía que eran los responsables de las epidemias de diverso tipo (cólera, fiebres tifoideas, gastroenteritis y un largo etcétera) que, repetidamente, asolaban las cada vez más pobladas ciudades americanas. Decía allí Whipple que "es difícil contemplar un futuro escenario en el que productos químicos venenosos se añadan al agua potable para eliminar bacterias". Pero en muy poco tiempo, la terquedad de los datos que se fueron acumulando en ciudades que, como Jersey City o Filadelfia, fueron implantando la cloración del agua, acompañada de la filtración de la misma a través de lechos de arena (algo que se sigue haciendo hoy en la mayor parte de los sitios), hicieron cambiar de criterio a nuestro ingeniero, que pasó a colaborar activamente en los planes de cloración de otras ciudades americanas.

Para la cloración del agua y la eliminación de patógenos se emplean cantidades relativamente pequeñas de unas sales llamadas hipocloritos, la más habitual de las cuales es el hipoclorito sódico. La disolución de esa sal en agua es la popular lejía, uno de cuyos anuncios vintage adorna el inicio de esta entrada. La misma humilde lejía que también está jugando un papel fundamental en el control de la pandemia que nos ha hecho la pascua en este inicio del infausto 2020. Está suficientemente probado en la literatura científica, y en la práctica sanitaria, que el uso en la limpieza de superficies de disoluciones tan diluidas como la preparada con 20 mL de lejía convencional, diluidos hasta un litro con agua, hace que el Coronavirus sucumba en menos de 5 minutos.

A pesar de este potencial defensivo que nos proporcionan estos compuestos que contienen cloro en su molécula, el elemento químico de ese nombre no ha estado nunca muy bien visto. Es muy probable que todo arranque con el libro de Rachel Carson, publicado en 1962 bajo el título Silent Spring (Primavera Silenciosa), un alegato contra los insecticidas en general y contra el DDT en particular que, a falta de un cloro, tiene hasta cinco en su molécula. También hay cloro (y abundante) en moléculas como las dioxinas (que recuerdo que el hombre nunca ha fabricado intencionadamente), en los bifenilos clorados (PCBs), en los CFCs y, sin alejarnos mucho de la cloración del agua, en los famosos Trihalometanos (THMs), compuestos que se forman merced a la reacción del cloro empleado en la cloración con restos de materia orgánica (ácidos húmicos y fúlvicos) proveniente de hojas y troncos de plantas que pueda haber en el agua de los manantiales que nutren nuestros grifos. De los THMs, descubiertos en los setenta, y de su carácter cancerígeno, ya os hablé con detalle en una entrada de 2014.

Así que, con todos estos antecedentes, podría entenderse que, en 1991, Greenpeace abogara por la prohibición total "del uso, la exportación e importación de compuestos orgánicos clorados (DDT, PCBs,...), cloro elemental (es decir el gas cloro) o agentes oxidantes clorados (como el dióxido de cloro o los hipocloritos)". Nota: los paréntesis son míos. Concluyendo que "no existen usos del cloro que podamos considerar como seguros". Esa petición de prohibición y los comentarios que acabo de mencionar aparecen en numerosos artículos y libros, siempre con la misma referencia [J. Thornton, The Product is the Poison: The Case for a Chlorine Phase-Out (Washington, D.C.: Greenpeace, 1991)] pero, por más que lo he intentado, ese documento, que suena como un documento interno de Greenpeace, no aparece por ningún lado.

La hipótesis más probable que manejo es que Greenpeace haya retirado de la circulación ese documento, aunque si lo encontráis y me lo pasáis me retractaré de lo dicho. Porque la radicalidad de esa petición fue desmesurada y la organización ha tenido que desdecirse en muchos de los frentes que, de una u otra forma, están implicados en ella. No hay que olvidar que cloro hay en la sal común o en el ácido clorhídrico de nuestro estómago. Cloro hay en muchos medicamentos, como en la cloroquina o la hidroxicloroquina que, aunque no parecen tan eficaces contra la Covid-19 como Trump pretende, lo han sido en el tratamiento de la malaria o de enfermedades autoinmunitarias como el lupus eritomatoso o la artritis reumatoide. Y cloro hay en el PVC, otro de los objetivos de Greenpeace en el pasado, pero esa es una historia que quedara para otro día.

Prefiero, para terminar, centrarme en el asunto con el que se ha iniciado esta entrada. Desde principios del siglo XX, millones y millones de humanos se han beneficiado y se siguen beneficiando de poder abrir un grifo y beberse, con total seguridad, el agua que sale de él, gracias a la acción biocida de las disoluciones de hipoclorito. Y cuando, por alguna razón, se ha descuidado esa cloración, las consecuencias han sido graves. Un ejemplo esclarecedor es la epidemia de cólera que asoló Perú en febrero de 1991, el mismo año del documento de Greenpeace arriba mencionado. Fue la primera epidemia de cólera conocida en ese país desde principios del siglo pasado, con mas de trescientos mil casos registrados y casi 3000 muertes.

Las causas del inicio de la epidemia no están claras. Hubo sectores que se la imputaron a Greenpeace y a su activa política contra el cloro en aquellos momentos. Hay otros que culparon a la Agencia Medioambiental Americana (EPA), que había prevenido a algunos países en vías de desarrollo de la relación entre concentración de cloro empleada en la cloración y generación de trihalometanos, lo que habría hecho que los funcionarios peruanos aflojaran la mano, empleando dosis tan bajas de hipoclorito que no resultaron eficaces para acabar con la bacteria causante del cólera. Fuera lo que fuera, no parece que hoy en día Greenpeace esté contra la cloración de agua, como puede comprobarse en este documento, en el que años más tarde, explicaban su versión del brote peruano.

Y algo parecido, aunque mucho menos grave, ocurrió en 2018 cerca de aquí, en Usúrbil, cuando uno de los depósitos que almacenaba agua proveniente de manantiales "de toda la vida" pero no controlados (y por tanto no clorados) por la Mancomunidad del Añarbe, se contaminaron con un virus. Como ese agua se mezclaba con la proveniente de la citada Comunidad, el virus acabó finalmente en el agua de los hogares del lugar, enviando a gran parte de sus habitantes a visitar con frecuencia el WC.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

He tenido dificultades 'de aceptación' a veces para que me dejaran tratar cisternas de mi vivienda alquilada, comartida con un vecino. Eran de agua de lluvia bajo tierra, para beber. Sobretodo de las más guarritas, de agua de decantación de suelo, no de tejados. Y cercanas a pozos negros! En ella hacía falta algo más que cloro, una buena limpieza y cambios 'estructurales'. Y eso que el vecino era técnico en tratar piscinas! Al final el vecino aceptó, pero el dueño nos presionaba para no tocar nada. Se ve que de escondidas la usaba para regar terreno vecino suyo, sin pedírnosla. Y nos cobraba agua de lluvia como de red, alquiler y electricidad! No me extraña que le diera igual mi barriguita, varios meses K.O.!

gabriela dijo...

¡Oh, Búho! Este post me ha traído a la memoria algo ocurrido por los años sesenta...imagínate...De repente empezamos a ver que mi papá sacaba la ceniza de la cocina a leña y se la llevaba a una bodega que había en el fondo del patio...ahí se lo pasaba su buen rato todos los días, como un descanso entre sus trabajos de ingeniería...y resultó que empezó a recolectar "chuicas", envases de vidrio de 5 lt cubiertos de mimbre, y nos contó que estaba fabricando "agua de cuba", o el famoso hipoclorito para blanquear ropa...Él dejaba las chuicas llenas del producto, y la más contenta era mi hermana porque la gente empezó a llegar a mi casa a comprar...y ella hacía la venta pero se guardaba el billete....jajaja Funcionó muy bien el boca a boca...y la clientela iba en aumento...

Gracias, amigo...mira tú los recuerdos que reflotaste en mi mente...

Anónimo dijo...

Parece curioso lo de fabricar lejía con cenizas. Me pregunto si para conseguir mezclar el cloro en agua o mayor alcalinidad usaban calor fuerte y sal.
Había escuchado anécdotas y visto recipientes tradicionales para blanquear ropa calentándola con cenizas.
Cuando lo esuchaba de niño me sorprendía, porque las cenizas mezcladas con restos medio quemados parecen sucias y negras, y el entorno del hogar lleno de negro de humo.
Supongo que si no se sabe debe ser peligroso hacerlo en casa, como taller por el calor, álcalis... Podrían enseñar en las escuelas?

Anónimo dijo...

Sr Búho: me permito hacer un agregado a la lista de compuestos clorados digamos que no pueden considerarse nocivos.
No olvidar que la sucralosa es un organoclorado utilizado como edulcorante común de los alimentos. Es decir es un sustituto artificial de los edulcorantes naturales habituales (sacarosa, glucosa, fructosa). Es muy extendido su uso, dado que es muy resistente al calor, y puede utilizarse la producción de compuestos horneados, pastelería, etc. lo cual no es posible con el aspartamo

Yanko Iruin dijo...

Muchas gracias. Hay infinidad de compuestos clorados, más o menos presentes en nuestra vida habitual.