jueves, 21 de enero de 2016

Homeopatía y comadronas

Es bien sabido para los habituales de este Blog que vivo con una comadrona casi desde que tengo raciocinio. Es obvio también, para esos mismos lectores, que la homeopatía no está entre mis debilidades. Es más, entra dentro de lo que, al definir las Categorías de este Blog, yo llamo Patrañas y bajo esa definición he ido encuadrando las variadas entradas dedicadas al tema. Si quieren encontrarlas con un solo click, pongan homeopatía en el buscador situado arriba a la izquierda y pulsen en la pequeña lupa. Y ahí las tendrán todas, lo que les deja lecturas para unas cuantas tardes invernales (o veraniegas, que hay quien me lee en las antípodas).

El caso es que mi comadrona y yo estamos hoy bastante contentos con el último fracaso en la difusión de la homeopatía en nuestro entorno y, más concretamente, con el desprecio con el que las comadronas inscritas en el Colegio de Enfermería de Gipuzkoa han acogido un Curso sobre Homeopatía y Embarazo que iba a comenzar el próximo 25 de enero en dicho Colegio Profesional y cuya inscripción terminaba ayer. Pues bien, hoy mismo, la web del Colegio anunciaba que el Curso se ha suspendido. Hasta el cierre de inscripciones, al módico precio de 338 €, de las quince plazas ofertadas sólo se habían cubierto tres. Puede que el precio haya desanimado a algún posible "cliente" adicional, pero quiero pensar que es más bien porque va cundiendo la idea de que esto de la homeopatía es uno de los mayores timos vigentes. Y si no, no tenéis más que ver en las gráficas de este artículo la evolución de las prescripciones homeopáticas en el Servicio Nacional de Salud (NHS) de la Gran Bretaña, uno de los paraísos hasta hace poco de la mencionada práctica tramposa.

La alegría ha aumentado al comprobar, como se ve en el enlace de arriba, que en el mismo día se ha suspendido otro Curso "de formación" que, lo mismo que el anterior, no está basado en la evidencia científica de un determinado tipo de práctica médica. Este otro Curso "Formación básica en Kinesiología emocional práctica" tampoco merece ser ofertado por un Colegio Profesional a sus sufridos asociados que, pagando obligatoria y religiosamente sus cuotas, mantienen así a su Directiva. No es la primera vez que eso ocurre y ya se ha denunciado en su día en la página que mantiene Fernando Frías bajo el epígrafe La Lista de la Vergüenza (ver aquí)

Algo falla en Colegios Profesionales ligados a la Medicina si no tienen Comités adecuados que sepan distinguir entre Cursos que redunden en la salud de los pacientes de otros que lo único que hacen es empeorar la salud de los bolsillos de los mismos. Por mucho que esos Cursos los puedan impartir, como es el caso del de Homeopatía y Embarazo, Licenciados en Medicina y que, incluso, tiene una especialidad en Ginecología y Obstetricia..

4 comentarios:

gabriela dijo...

Me has hecho reír, Búho, con la primera frase de esta entrada...jajaja

Mi nieta está a punto de terminar sus estudios de Obstetricia, ya está haciendo su memoria para titularse, así que será comadrona también.

He tenido noticias de la suspensión de varios eventos raríficos que estaban anunciados en Universidades o lugares de renombre...y son puntos a favor de quienes les han hecho la guerra, pero una no se explica cómo "pisaron el palito" para autorizarlas.

En tuiter se ve esta lucha, algunos están por "tirar la esponja", pero para esto hay que armarse de paciencia e insistir, ¿verdad?

Sebastián dijo...

Lo que es increíble es que tal desatino haya recibido atención continuada, no sólo popular sin también "científica", desde hace mas de 200 años.

Anónimo dijo...

Pues soy de los que piensan que la homeopatía tiene su lugar y momento. De hecho, en mi casa la utilizamos para tratar al "amigo invisible" de mi hijo pequeño. Con gran éxito, por cierto.

Un saludo.

Mauricio dijo...

Cerrar cátedras no es la solución. Es lo que a Franco le gustaría.